Seguidores

29 de diciembre de 2010

diariodeunaenamorada.-

Oh dios mío amor te quiero tanto ...
Y es que no me resulta sorprendente saber que aún recuerdo todos, absolutamente todos los instantes que he pasado junto a ti, las veces que me has hecho llorar, las veces que me has hecho reír, las veces que nos hemos divertido, la cantidad de veces que me has besado, la de veces que me has dicho que me quieres.
La verdad no quiero que haya otro en mi vida, quiero que seas tú y solo tú, no te quiero olvidar, y tampoco quiero olvidar todos esos momentos que hemos vivido juntos. Bueno, seré realista, aunque quisiera, no podría, porque solo tú sabes cómo hacerme feliz, y es que tan solo tu presencia ya me hace sentirme de esa forma, tú eres mi felicidad y tú eres mi vida.
Tú me has enseñado qué es estar ciegamente enamorada. A ti te lo debo todo.
Los dos sabemos que estamos hechos el uno para el otro, y juntos superamos muchos obstáculos, ¿por qué ahora tiene que ser distinto? La distancia, la puta distancia. Creo que esa es la respuesta. Porque... los dos aún sentimos lo mismo, ¿no? Sí, se que sí. No tengo que preguntártelo, no necesito que me digas que me quieres y me amas sobre todas las cosas porque ya lo se, porque me lo demuestras cada vez que nos vemos... aunque esas veces cada vez sean menos.
Cada día pido el mismo deseo, quiero y espero que el día menos pensado aparezcas de nuevo aquí para siempre, que nunca más te vayas de mi lado, te quiero sentir tan cerca diariamente, abrazarte hasta dejarte sin respiración, besarte hasta que se desgasten los labios. En fin, necesito que vuelvas a mi vida. Si, a mi vida, porque en mi corazón aún sigues y así será yo creo que por siempre. Todos sabemos que "siempre" es una palabra muy grande, pero más grande aún es lo que yo siento por ti. Que eso nunca va a cambiar, no lo olvides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario